Cuando el escepticismo queda fuera de la ecuación

Cuando el escepticismo queda fuera de la ecuación

Con un portafolio en constante crecimiento, Chery está lista para enfrentar cualquier tipo de desafío, y el segmento de los SUV/ crossovers compactos no es la excepción. El juvenil Tiggo 2 es el encargado de conquistar este nicho con su buen andar y variedad de opciones de equipamiento.

Hace 10 años, hacer una prueba de ruta de un auto de origen chino podía frustrar hasta al conductor más zen con su orquesta de ruidos, transmisiones poco eficientes, mala insonorización y un largo etcétera

Pero claro, el tiempo avanza y las cosas cambian, y en una década los autos del país de la Gran Muralla han pasado a ocupar un lugar importante, no sólo en las calles, también en las preferencias de los conductores.

El Chery Tiggo 2 es una muestra clara de esta imparable evolución. Un modelo que utiliza sus propios códigos para resaltar, con un diseño juvenil, compacto y citadino, pero que al mismo tiempo entrega la seguridad y confianza que todos esperan obtener de un SUV o crossover compacto.

Desde que nos acercamos a él, llama la atención por su diseño, con un ADN propio, que se nota en la forma de los faros, que se unen a la parrilla con detalles cromados y que se corona con el logo de Chery. La fluidez de los elementos inspira el nuevo estilo de la marca, y se nota en las formas de sus autos, que incorporan suaves líneas aerodinámicas para darle más carácter en los laterales y la zaga.

El Tiggo 2 cumple a cabalidad con los requerimientos de un crossover compacto, hay buen espacio en el interior para cuatro personas gracias a sus 4.200 mm de largo y 2.555 mm entre los ejes, también hay muchos lugares para guardar objetos, y aunque los 341 litros de su maletero son suficientes para el uso urbano o para un viaje a la playa para dos personas, la boca de carga está un poco alta, lo que en algunos casos puede dificultar la maniobra.

Un punto que nos llamó mucho la atención es su buena combinación de materiales, resaltando los plásticos suaves al tacto, otros con toques de color y algunos detalles cromados justos para darle un toque de estilo al habitáculo. La pantalla táctil de ocho pulgadas con compatibilidad Android e iOS completa una consola de diseño moderno, ergonómico y muy orientado al conductor. Punto aparte son los relojes del cuadro de instrumentos, cuyas manecillas análogas giran siempre hacia el centro, lo que le da un aire de deportividad.

Al volante sorprende la buena maniobrabilidad. Es que el Tiggo 2 por fin dejó de lado la dirección tan sobreasistida, típica de los modelos del origen, lo que incrementa notablemente la sensación de seguridad.

En general, el andar de este modelo es correcto en todos los sentidos, su motor 1.5 de 104 caballos de fuerza se comporta bien tanto en ciudad como en carretera, gracias, en parte, a su buena transmisión manual de cinco marchas, aunque hay que mantenerlo siempre sobre las 2.000 revoluciones para obtener respuestas más rápidas y ágiles.

La suspensión es agradable, suave para la ciudad y lo suficientemente firme como para poder hacer maniobras rápidas en la carretera, ideal para trayectos urbanos.

Por $ 8.890.000 la versión tope de gama, es un excelente producto para quienes buscan rentabilizar lo más posible su inversión: viene con frenos ABS con EBD, control crucero, cámara de retroceso, sunroof, bluetooth y neblineros. Lo que no nos gustó mucho es que sólo cuenta con dos airbags, lo que de seguro la marca corregirá en versiones venideras.

Nota La Tercera Tiggo 2

Fundada el 8 de enero de 1997, Chery Automobile Co. Ltd. es la mejor y más importante marca automotriz independiente de China, focalizando su estrategia de negocios en el desarrollo de productos eficientes, seguros y con un alto nivel tecnológico, con el objetivo de convertirse en una marca global y que esté a la vanguardia de la industria automotriz de su país. En los últimos 16 años desde su fundación se ha comprometido con un sistema de Investigación y Desarrollo constante, fieles a la innovación independiente y construyendo una serie de modelos reconocidos tanto dentro como fuera de China, entre los que destacan el Chery IQ, la gama Fulwin y la gama de SUV Tiggo. Gracias a este trabajo constante Chery cuenta con presencia en más de 90 países y regiones; ventas acumuladas superiores a los 5 millones y más de 1 millón de unidades exportadas. En Chile cuenta con presencia desde 2007, siendo hoy la marca de pasajeros más importante del origen, con más de 30.000 unidades vendidas y el constante reconocimiento de su casa matriz cómo uno de los mejores importadores de la marca a nivel mundial.